25 excelentes consejos para trabajar en el comercio minorista

Los empleados del sector minorista suelen trabajar directamente con los clientes, lo que requiere unas habilidades de comunicación muy eficaces. Hacer balance y perfeccionar regularmente habilidades como la escucha activa, la empatía y la multitarea puede mejorar no sólo tu rendimiento laboral sino también tu satisfacción en el trabajo. Utiliza consejos y estrategias para desarrollar tus habilidades en el comercio minorista. En este artículo explicamos qué es el trabajo en el comercio minorista y ofrecemos consejos para trabajar con eficacia en el sector.

Relacionado: 15 trabajos de venta al por menor bien pagados

¿Qué es el trabajo en el comercio minorista?

Las personas que trabajan en puestos de venta al por menor suelen ayudar a los clientes a informarse sobre los productos, a seleccionar o encontrar los artículos que buscan y a atender cualquier pregunta o preocupación de los clientes. El trabajo en el comercio minorista se asocia normalmente con los representantes de ventas en las tiendas que venden cosas como ropa, comestibles u otros productos, pero cualquier persona que interactúe con los clientes, esté o no en la planta de ventas, para una empresa minorista puede considerarse un trabajador del comercio minorista.

Relacionado: ¿Qué son las ventas al por menor?

Consejos para trabajar en el comercio minorista

El trabajo en el comercio minorista puede ser exigente, pero la satisfacción y la recompensa de ayudar directamente a los clientes pueden ser gratificantes. Utiliza estos consejos para ayudarte a mejorar tus habilidades en el comercio minorista, impresionar a tus clientes y aumentar tu satisfacción laboral.

Relacionado: Qué ponerse para una entrevista en una tienda

Utiliza tu lenguaje corporal

Demuestre a los clientes que se preocupa por sus necesidades y que les presta toda su atención utilizando un lenguaje corporal positivo. Sonríe, no cruces los brazos y mantén el contacto visual cuando interactúes con los clientes.

Asume la responsabilidad

Si un cliente acude a ti con un problema, aunque no hayas cometido personalmente el error, asume la responsabilidad en nombre de la tienda. Pida disculpas y vea qué puede hacer para rectificar la situación con el cliente. Evita echar la culpa a tus compañeros de trabajo o a otros empleados.

Pide ayuda cuando la necesites

Hay momentos en el comercio minorista en los que la tienda está llena de clientes, el teléfono suena y los productos se agotan. En esos momentos, pida ayuda a sus compañeros de trabajo o a los gerentes o delegue en ellos para gestionar todas las tareas necesarias.

Conozca la tienda' s disposición

Tanto si trabajas en una pequeña boutique como en una gran tienda, es importante que sepas dónde se encuentran todos los productos, cómo encontrar el baño y cualquier otro detalle importante de la ubicación. Los clientes apreciarán y respetarán tu experiencia.

Deja que los clientes toquen el producto

La mayoría de los clientes, sobre todo cuando compran ropa, quieren coger los artículos para ver cómo les sientan y les quedan de cerca. Entienda que parte de su trabajo consiste en dejarles hacer esto y volver a doblar o ajustar la colocación de estos artículos una vez que hayan terminado de mirar.

Responde a tus clientes

Es posible que algunos clientes quieran charlar mientras estás en la sala de ventas o en la caja. Responde amistosamente para demostrar que les oyes y aprecias su conversación.

Prepárate para el horario

La mayoría de los comercios minoristas están abiertos por las tardes y los fines de semana. Antes de aceptar un puesto de trabajo en una tienda, ten en cuenta que lo más probable es que tengas que trabajar en esas horas y no en un horario de 9 de la mañana a 5 de la tarde. Consulta con tu jefe con antelación si hay turnos específicos en los que no puedes trabajar debido a otras obligaciones.

9. Mantenga un equilibrio positivo entre el trabajo y la vida privada

Disfruta del tiempo que pasas fuera de tu puesto, para que te sientas renovada y positiva cuando llegue la hora de trabajar. Establezca prácticas saludables que satisfagan sus necesidades de bienestar físico, emocional y personal para que pueda ser su mejor yo en el trabajo.

10. Ser fiable

Sobre todo en los primeros meses de trabajo, demuestre a su jefe o supervisor que es un empleado de confianza llegando pronto al trabajo, sin faltar y asumiendo responsabilidades adicionales cuando pueda. Los empleados fiables tienen muchas más posibilidades de recibir elogios y ascensos.

Ten un aspecto presentable

Como trabajas directamente con los clientes, es necesario que tengas un aspecto profesional y cuidado. Lleva ropa adecuada y mantén el pelo y las uñas limpios. Si trabajas en una tienda de ropa, es posible que tus jefes esperen que lleves ropa de la empresa. Habla con tu supervisor sobre las expectativas de vestimenta en el trabajo antes de empezar para evitar cualquier confusión en el código de vestimenta.

Conozca la política de la tienda

Conozca las políticas de la tienda sobre reembolsos, devoluciones y tipos de pago. De este modo, si un cliente tiene una pregunta o intenta insistir en una acción, puedes manejar la situación con confianza si conoces las reglas.

12. Establezca relaciones positivas

Trabajarás en estrecha colaboración con otros empleados en un entorno minorista. Tómate el tiempo necesario para establecer relaciones positivas, de modo que disfrutes de tu tiempo en el trabajo y tengas contactos en los que puedas confiar en los momentos de mayor actividad o cuando necesites ayuda en el trabajo.

Respeta a tus supervisores

Estés o no siempre de acuerdo con las decisiones que toman tus jefes o supervisores, es importante que los trates con respeto y que hagas lo posible por seguir sus indicaciones cuando estés en el trabajo.

Centrarse en el servicio al cliente

Una de tus principales responsabilidades será probablemente hacer que los clientes se sientan cómodos y ayudarles en lo que necesiten en la tienda. Perfeccione sus habilidades de atención al cliente para ofrecer una asistencia excepcional. Saluda a los clientes a medida que entran, comprueba que están bien y responde a cualquier pregunta que puedan tener.

Mantener la profesionalidad

A veces, los clientes pueden estar en desacuerdo con la política de una tienda. Manténgase profesional y positivo, incluso en situaciones tensas. Tu comportamiento tranquilo y adecuado puede ayudar a rebajar las situaciones tensas.

Asistir a la formación

Si su empresa lo ofrece, asista a las sesiones de formación disponibles y adecuadas. Cuanta más información y formación tenga sobre el puesto, mejor podrá realizar las tareas y responsabilidades del mismo.

Estar ocupado

Así como puede haber momentos de intensa actividad en un trabajo de venta al por menor, también puede haber momentos lentos en los que hay muy pocos clientes en la tienda. Durante estos momentos de poca actividad, manténgase ocupado reponiendo los estantes, limpiando la zona del suelo u ordenando la caja. Mantenerte ocupado ayudará a que tu turno avance más rápido y demostrará a tus supervisores que estás motivado y que no necesitas una supervisión constante.

Establece objetivos profesionales

Establece objetivos profesionales para ti mismo. Busca formas de mejorar las habilidades relacionadas con tus objetivos a largo plazo en tu puesto actual. Establezca tareas específicas o actividades a corto plazo que le ayuden a cumplir sus objetivos.

Perfeccionar las técnicas de venta

Evalúe su capacidad de venta y vea cómo puede mejorar. Comience por tomar nota de qué tácticas de venta funcionan y conducen a la compra de los clientes, y cuáles no. Trabaja para construir un repertorio de estrategias de venta eficaces para demostrar tu destreza en las ventas a tus supervisores.

Comprar zapatos cómodos

Muchos puestos de trabajo en el sector minorista implican estar de pie y caminar mucho. Adquiera un par de zapatos cómodos y que le den apoyo para que no le duelan las piernas ni los pies en el trabajo.

Céntrate en lo positivo

Identifique las partes favoritas de su trabajo y concéntrese en esos aspectos en los momentos de mayor estrés. Cuantas más oportunidades tengas de hacer las cosas que te gustan y de desarrollar las habilidades relacionadas con esas tareas, más feliz serás en el trabajo y más potencial tendrás para ascender.

Da espacio a los clientes

Salude a sus clientes cuando entren y pregúnteles si necesitan ayuda, pero déles espacio para que compren de forma independiente si esa es su petición.

Trabajar con el cliente que's

Si se encuentra en un momento de gran actividad en el que hay un cliente en la tienda que necesita su ayuda, el teléfono está sonando y usted está trabajando en la preparación de un pedido de recogida, centre su atención en el cliente que está presente en primer lugar. Esto le ayudará a triangular la situación y a mantener a sus clientes contentos.

Utiliza las sutilezas

Utilice un lenguaje atento y educado como, "por favor" y "gracias" cuando interactúe no sólo con los clientes, sino también con sus colegas y supervisores. Ser un modelo de comportamiento adecuado animará a tus compañeros de trabajo y a los clientes a hacerlo también.

Entender el lenguaje corporal

Lee el lenguaje corporal de tu cliente. Si miran a su alrededor en busca de ayuda, vaya a ayudarles. Si evitan el contacto visual al entrar en la tienda, salúdelo, pero déjelo que navegue por su cuenta. Saber cómo se siente un cliente en función de cómo se presenta puede ayudar a guiar sus acciones verbales y físicas.

Te recomendamos

Cómo implementar el marketing multicanal (con consejos)

¿Qué es la gestión de la experiencia del usuario?

17 Métodos efectivos de selección de empleados a tener en cuenta

Candidatos internos: Cómo destacar en la entrevista

50 formas de promocionar un evento

Cómo hacer una presentación eficaz