Trabajar duro vs. Trabajar inteligentemente: ¿Cuál es la diferencia?

Trabajar duro y trabajar de forma inteligente son dos enfoques que pueden conducir a la consecución de tus objetivos y a encontrar el éxito en tu carrera. Elegir qué enfoque adoptar puede depender de su sector, sus objetivos o sus preferencias. En este artículo analizamos las percepciones del trabajo duro y del trabajo inteligente, las diferencias entre ambos procesos y damos consejos sobre cómo puede trabajar de forma más inteligente.

¿Cuál es la percepción del trabajo duro?

El término trabajar mucho no tiene una definición concreta. En cambio, la frase tiene una percepción o una lista de cualidades atribuidas asociadas a ella. Si los demás le perciben como trabajador, es posible que empiece sus días temprano y los termine tarde. Es posible que se dedique a trabajos físicos o a trabajos mentales intensos. También es posible que ponga mucho empeño o resistencia en la realización de tareas. Algunos pueden considerar que los trabajos duros son de nivel inicial, o que los realiza antes de ascender a puestos menos agotadores.

Relacionado: 8 consejos para trabajar duro

¿Cuál es la percepción del trabajo inteligente?

Si los demás perciben que trabajas de forma inteligente, es posible que busques constantemente formas de innovar o ahorrar tiempo. Es posible que dedique su tiempo a planificar, establecer contactos o hacer tratos. Puede que busque atajos o trucos para completar sus objetivos más rápidamente y aumentar la productividad. La percepción de alguien que trabaja de forma inteligente puede variar según la persona o el sector.

¿Cuál es la diferencia entre trabajar duro y trabajar inteligentemente?

Identificar las diferencias entre el trabajo duro y el trabajo inteligente puede ser un reto porque ambos métodos animan a los empleados a alcanzar los mismos objetivos: el éxito personal y del equipo. Sus mayores diferencias pueden mostrarse en áreas como:

Objetivo y proceso

El trabajo duro suele tener como objetivo aumentar la producción o la cantidad a lo largo de un proyecto. Los supervisores desarrollan un método fiable pero repetitivo para lograr este objetivo, y los empleados trabajan para seguir esa plantilla y cumplir el objetivo. El trabajo inteligente, en cambio, puede tener como objetivo mejorar la calidad del producto final o del propio proceso. Los que se dedican al trabajo inteligente pueden sacrificar tiempo para probar teorías alternativas o cambiar una plantilla para producir menos resultados pero más específicos.

Concepto

El concepto de trabajo duro puede provenir de la tradición, especialmente en ciertas industrias donde hacer las cosas de una manera predecible ha llevado a resultados rentables y clientes satisfechos. La idea de que se puede tener éxito en el trabajo duro aprendiendo un método concreto y practicándolo hasta conseguirlo puede atraer a quienes les gustan las reglas, el orden y el dominio. El trabajo inteligente puede surgir de un ámbito más experimental que parte de un método de producción similar al trabajo duro, pero que busca más allá de la productividad y los márgenes de beneficio actuales para mejorarlos y crecer.

Consejos para trabajar de forma más inteligente

Utiliza estos consejos para ayudarte a trabajar de forma más inteligente y desarrollar una mentalidad de crecimiento y transformar tus hábitos:

Ser innovador

Céntrese en innovar en lugar de quedarse satisfecho. Incluso si usted y su equipo ya tienen éxito, considere formas de hacer mejoras, añadir nuevas ideas y desarrollar nuevos productos o procedimientos. Considere la posibilidad de participar en sesiones de brainstorming y anotar las ideas cuando se le ocurran para tener una lista de posibles innovaciones a las que referirse cuando haga planes.

Sea selectivo

Sea selectivo con las oportunidades de negocio que persigue. Elija las que hagan el mejor uso de su tiempo y recursos para aumentar la productividad. Aprenda a tomarse el tiempo necesario para considerar las oportunidades antes de aceptarlas y a sentirse cómodo dejando pasar las oportunidades que no favorecen sus necesidades o su modelo de negocio.

Crear, entregar y captar valor

Considere qué es lo que hace que su empresa sea valiosa y tenga el mayor impacto a largo plazo en el negocio, y trabaje para capitalizarlo en las etapas de creación, entrega y recogida de la producción. Puede aumentar el valor de sus productos o servicios en la etapa de creación a través de la innovación, compartir ese valor con los consumidores en la etapa de entrega a través del marketing y recoger la prueba de valor a través de la facturación en la etapa de captación.

2. Hacer la investigación

Realice estudios y análisis de mercado para conocer las tendencias del sector. Considera la posibilidad de buscar nichos de mercado que se hayan pasado por alto y que puedas aprovechar. Antes de comenzar un proyecto, intente hacer un plan o esquema flexible para guiar las etapas de ejecución, ahorrar tiempo y ayudar a evitar desafíos más adelante en el programa.

Relacionado: Tipos de métodos de investigación

Únete al sector adecuado

Elige un sector que te resulte interesante y que tenga potencial de crecimiento. Encontrar un equilibrio entre estos dos factores te permite aprovechar al máximo tus conocimientos y experiencia para conseguir resultados. También puede ayudar a mantenerte con ganas de aprender y seguir ampliando tu valor y tu presencia en el sector.

Aprender habilidades para la vida

Considere la posibilidad de aprender habilidades que provengan de fuentes distintas a las del aula. Presta atención a la creación de un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada, atendiendo a tu salud física y mental, aprendiendo a gestionar el dinero y construyendo un sistema de apoyo fiable. Sentirte seguro de tus habilidades vitales fuera de tu empresa o negocio puede darte más espacio mental para dedicarte a trabajar de forma más inteligente.

2. Aprende a trabajar en red y a delegar

Trabajar con otras personas puede ayudarle a aprender nuevas habilidades y a compartir responsabilidades para completar las tareas de forma más eficiente. Considere la posibilidad de aprender a relacionarse con otras personas para encontrar nuevas oportunidades y posibles socios comerciales. También puedes intentar asignar tareas a otros empleados o trabajar en colaboración con tus compañeros para completar proyectos intrincados o largos.

Dominar la gestión del tiempo

Trabajar de forma inteligente depende de saber cómo asignar mejor su tiempo y sus recursos. Considere la posibilidad de descubrir cómo puede eliminar las distracciones durante su jornada laboral. También puedes probar a establecer sistemas automatizados, como respuestas instantáneas por correo electrónico o informes autogenerados, para ahorrar tiempo en las tareas diarias repetitivas.

Relacionado: 20 formas de beneficiarse de la gestión del tiempo

Establecer límites

Puedes trabajar de forma más inteligente si reconoces tus límites personales y profesionales y te ciñes a ellos. Entiende cuándo has asumido tantas tareas como puedes manejar con éxito de una sola vez y aprende a sentirte cómodo diciendo que no o pidiendo volver a abordar un proyecto en otro momento si ya has alcanzado tu capacidad.

Tomar descansos

Saber cuándo alejarse de una tarea para reenfocar tus pensamientos puede ayudarte a trabajar de forma más inteligente. Darse tiempo para relajarse, despejar la mente y tomarse un descanso ayuda a la salud mental y a los niveles de estrés. También te permite volver a un proyecto y darte cuenta de las cosas que se te pasaron por alto antes o que se te ocurra una nueva idea.

Entrenar el cerebro

Entrena tu cerebro desarrollando tu capacidad de pensamiento crítico y creativo. Tomar clases, hacer investigaciones independientes, prestar atención al mundo que te rodea, tomar notas, probar cosas nuevas y probar nuevas tecnologías son formas de enseñar a tu cerebro a pensar de forma analítica, lo que puede ayudarte a trabajar de forma más inteligente mediante la planificación y la gestión de proyectos.

Te recomendamos

Cómo organizarse cuando se trabaja en casa

5 tipos de riesgos de seguridad en el trabajo (con definiciones y ejemplos)

Aprenda los pasos del proceso de CRM (con consejos para implementar estrategias de CRM)

La frecuencia: Qué es y cómo calcularla

Tecnología disruptiva: Definición, ventajas y desventajas y ejemplos

¿Qué es la segmentación del mercado? (Tipos, cómo elegir y consejos)