12 Consejos para trabajar más inteligentemente, no más duramente

Aprender a trabajar de forma más inteligente, no más dura, puede mejorar su productividad y rendimiento, al tiempo que aumenta su satisfacción laboral general. También puede convertirte en un activo valioso para la organización para la que trabajas, aumentando tu seguridad laboral. Aplicar las estrategias necesarias para trabajar de forma más inteligente, no más dura, requiere algo de práctica y desarrollo.

En este artículo, hablamos de las muchas razones por las que es tan importante trabajar de forma más inteligente, no más dura, y compartimos 12 estrategias para hacerlo.

¿Por qué es importante trabajar de forma más inteligente, no más dura?

Hay varias razones por las que es importante trabajar de forma más inteligente, no más dura. Trabajar de forma más inteligente:

  • Ahorra energía: Trabajar en ráfagas cortas, por ejemplo, te permite realizar tareas difíciles con mayor energía y producir mejores resultados.
  • Aumenta la productividad: Te anima a agilizar los procesos y a combinar tareas, ahorrando trabajo y costes.
  • Aumenta la motivación: Fomenta los sentimientos de positividad sobre tu trabajo, tus compañeros y tú mismo.
  • Te hace más valioso: Las empresas siempre buscan formas de conseguir más con menos esfuerzo y buscar formas de trabajar más inteligentemente, no más duramente, puede permitirle ahorrar valiosos recursos para su organización.
  • Aumenta la autoestima: Trabajar de forma más inteligente le permite crear un producto de mayor calidad con menos esfuerzo, lo que a su vez aumentará de forma natural su autoestima

Relacionado: 9 Consejos para ser positivo en el trabajo

Cómo trabajar de forma más inteligente, no más dura

Aquí tienes 12 ideas para trabajar de forma más eficiente:

  1. Establecer una rutina matutina.
  2. Mantén tu lista de cosas por hacer corta.
  3. Establecer una rutina de cierre.
  4. Bloquea tu calendario.
  5. Responda rápidamente.
  6. Mida sus resultados, no su tiempo.
  7. Mejore sus habilidades de comunicación.
  8. Haz que las reuniones sean productivas
  9. Trabaja en bloques de 90 a 120 minutos.
  10. Concéntrese en una tarea a la vez.
  11. Establece plazos cortos.
  12. Practica técnicas de gestión del estrés.

1. Establecer una rutina matutina

Intente empezar la mañana de la misma manera cada día. Esto podría significar dar un breve paseo para moverse antes de sentarse en su escritorio o podría significar empezar el día leyendo un libro para el desarrollo profesional. La meditación puede ser una gran práctica para empezar la mañana. Se ha demostrado que la meditación aumenta la concentración, mejora el estado de ánimo y combate el estrés y la ansiedad.

2. Mantenga su lista de tareas cortas

Mantenga su lista de tareas pendientes corta y céntrese en tres o cinco tareas importantes y desafiantes para el día, sus tareas más importantes que, una vez completadas, le harán sentir altamente productivo. Concéntrese en estas tareas de una en una antes de pasar a otras menos importantes.

3. Establecer una rutina de cierre

Al igual que tienes una rutina para empezar el día, también deberías tener una rutina para el final del día, ya que te posicionará para un buen comienzo por la mañana. Empieza haciendo una lista de las tres o cinco cosas más importantes que quieres hacer al día siguiente. Cuando termines, ordena tu escritorio y guarda los objetos que estén fuera de lugar. También puedes hacer una copia de seguridad de tu ordenador.

4. Bloquee su calendario

Bloquea en tu calendario los momentos en los que necesitas concentrarte en el trabajo. Esto le dará el tiempo necesario para llevar a cabo su trabajo al tiempo que garantiza que su día esté libre de distracciones imprevistas.

Relacionado: Cómo equilibrar un lugar de trabajo de ritmo rápido

5. Responder rápidamente

Acostúmbrate a responder a la gente de inmediato. Si abres un correo electrónico que requiere una respuesta, tómate el tiempo necesario para responder de inmediato para que la tarea quede fuera de tu lista de inmediato. Si le dices a alguien que te pondrás en contacto con él por algo, intenta responderle en menos de 24 horas.

6. Mida sus resultados, no su tiempo

Mantenga una lista continua de todo lo que realiza durante el día. Esto le ayudará a sentirse motivado y realizado. Esta lista facilita la celebración de sus logros y permite anticipar mejor el tiempo que le llevarán tareas similares en el futuro.

7. Mejore sus habilidades de comunicación

Haz que el fortalecimiento de tus habilidades de comunicación y colaboración sea una prioridad. Empieza por trabajar en tus habilidades de escucha activa y en mantenerte centrado en la tarea y el tema cuando te comuniques con alguien. Por ejemplo, cuando escribas un correo electrónico a un compañero de trabajo, hazlo corto y directo.

Relacionado: Cómo comunicarse mejor con los compañeros de trabajo

8. Hacer que las reuniones sean productivas

Las reuniones son a menudo necesarias, y cuando sea el caso, ve a ellas con un plan. Tenga un esquema de lo que quiere tratar durante la reunión y el resultado deseado. Mantenga la reunión lo más breve y productiva posible y termine con elementos de acción.

9. Trabajar en bloques de 90 a 120 minutos

Las investigaciones han demostrado que el cerebro es capaz de concentrarse mejor durante 90 minutos seguidos. Considere la posibilidad de hacer más descansos y dividir su jornada en segmentos de 90 minutos o dos horas. Esto le ayudará a maximizar la capacidad natural de su cerebro para concentrarse y mejorar su productividad general. Además, asegúrese de respetar el horario de los descansos y de mantenerse concentrado en su trabajo durante los 90 minutos de trabajo. Es una buena idea cerrar el correo electrónico y poner el teléfono en silencio en esos momentos.

10. Centrarse en una tarea a la vez

Los estudios han demostrado que cuando se pasa de una tarea a otra, en realidad se pierde tiempo debido al tiempo que tarda el cerebro en cambiar de tarea y de enfoque. Resiste el impulso de hacer varias cosas a la vez y, en su lugar, centra toda tu atención en una tarea hasta que esté terminada o hasta que estés listo para pasar a otra.

11. Establezca plazos cortos

La Ley de Parkinson dice que el trabajo se expande para llenar el tiempo disponible para su realización. Aunque siempre hay que fijar plazos razonables para el trabajo, considere la posibilidad de establecer ventanas de tiempo más cortas para completar las tareas. Esta táctica suele aumentar la eficacia con la que puedes realizarlas.

12. Practicar técnicas de gestión del estrés

Practica técnicas de gestión del estrés como leer, meditar, escuchar música o practicar yoga. Estas estrategias pueden combatir el estrés que puede afectar a tu salud física, emocional y mental y mejorar tu rendimiento en el trabajo.

Te recomendamos

Resumen ejecutivo: Definición y guía de redacción

3 tipos de ingresos: Definiciones y ejemplos

Cómo conseguir que los clientes le paguen (con consejos)

Data Lake vs. Data Warehouse: Lo que hay que saber

Preguntas de investigación: Definición, comparaciones y ejemplos

¿Qué son las especificaciones de rendimiento en la construcción?