Cómo crear un programa de tutoría en el lugar de trabajo

Disponer de un sólido programa de tutoría como gerente o jefe de equipo puede ayudarle a retener y potenciar a sus empleados. Conocer los beneficios que aporta y cómo establecer un programa de tutoría puede ayudar a su empresa a mejorar sus operaciones y ayudar a los empleados a impulsar su éxito.

En este artículo, explicamos la importancia de la tutoría en el lugar de trabajo, enumeramos los beneficios de los programas de tutoría y le proporcionamos los pasos para crear un programa de tutoría.

Creación de un programa de tutoría en el lugar de trabajo: Pasos clave y consejos

¿Por qué es tan importante la tutoría en el trabajo?

Los empleados pueden beneficiarse de los programas de tutoría en el lugar de trabajo al obtener apoyo para su desarrollo personal y profesional. Por ejemplo, los programas de tutoría pueden ayudar a los empleados a mejorar sus habilidades de liderazgo y aumentar la productividad. Además, la tutoría también puede conducir a una mayor satisfacción de los empleados, lo que se traduce en mayores tasas de retención y menores costes para el empleador.

Relacionado: La guía definitiva de la tutoría

Beneficios de los programas de tutoría

Poner en marcha un programa de mentores conlleva varios beneficios para los empleados, los directivos y los empresarios. Comprender estos beneficios como gerente o líder de equipo puede ayudarle a determinar si debe o no implementar estos programas en su propia empresa. Estos son los beneficios que aportan los programas de tutoría:

Aumenta el desarrollo de la carrera profesional

Un programa de mentores puede ayudar a los empleados a mejorar su crecimiento y desarrollo profesional. Cuando alguien está al principio de su carrera, por ejemplo, ayuda a aprender de alguien que ha pasado por lo mismo. Esta orientación les permite ver las cosas desde la perspectiva de un experto, lo que puede influir en su forma de actuar en el futuro.

Tener un mentor también proporciona a los empleados un recurso de confianza al que pueden acudir para pedir consejo. Contar con este recurso puede ayudarles a aprender los conocimientos vitales que necesitan para tener éxito en la empresa y en su futura carrera.

Mejora la productividad

Cuando los empleados tienen una relación de mentor-apadrinado, saben que tienen a alguien a quien acudir con preguntas o preocupaciones. Saber que tienen a alguien a quien acudir puede ayudarles a sentirse menos abrumados al empezar en una empresa. En otras palabras, cuando saben a quién acudir y cuando empiezan a sentirse más seguros de sus capacidades, son más propensos a mantener o mejorar su nivel de productividad.

Relacionado: Cómo aumentar su productividad en 4 entornos de trabajo diferentes (con ejemplos y consejos)

5. Desarrolla habilidades de liderazgo

Muchos mentores ocupan puestos de liderazgo en la empresa. Cuando imparten su sabiduría a sus alumnos, les permiten experimentar una progresión de crecimiento más rápida gracias a su orientación personal. Como un mentor es un líder, acaba produciendo más líderes que seguidores. Por lo tanto, cuando los alumnos reciben la orientación de un mentor, pueden adoptar las habilidades de liderazgo que han visto durante el programa. Un mentor también refuerza sus propias habilidades de liderazgo dentro de la empresa cuando ayuda a sus alumnos.

Reduce los costes

Cuando los empleados tienen a alguien dentro de la empresa en quien pueden confiar para que les aconseje, son más propensos a sentirse seguros de sus capacidades y a tener una mayor satisfacción laboral en general. Esta satisfacción laboral puede conducir a una mayor tasa de retención de los empleados, lo que significa que los empresarios no tienen que gastar más dinero en esfuerzos de contratación. En otras palabras, la empresa puede centrarse en los empleados existentes en lugar de buscar nuevos candidatos y volver a someterlos al proceso de incorporación y formación.

Reduce el estrés

Tener un mentor al que acudir puede reducir el estrés y la ansiedad que un empleado ha acumulado. Por ejemplo, si un empleado comete un error en el trabajo, su mentor puede mostrarle que eso no le va a costar el puesto. Además, los mentores pueden ayudarles a mejorar sus prácticas para que cometan menos errores en el futuro.

Crea una cultura empresarial multigeneracional

Los mentores y los alumnos pueden contribuir a una cultura empresarial positiva que destaque las mejores cualidades de ambos individuos. Por ejemplo, mientras que un empleado mayor puede tener una gran ética de trabajo, un trabajador más joven puede aportar cierto entusiasmo al trabajo. El hecho de que estas personas trabajen juntas permite crear una cultura empresarial multigeneracional que muestra las mejores características de los empleados de todos los grupos de edad.

Permite la tutoría inversa

Aunque los programas de tutoría se centran en que los mentores impartan sabiduría a los alumnos, la comunicación también puede ir en ambas direcciones. Mientras que los mentores comparten conocimientos con sus alumnos, los alumnos también pueden compartir su propia experiencia con sus mentores. Por ejemplo, mientras que la generación más antigua puede enseñar a la más joven las mejores prácticas en el trabajo, la generación más joven puede enseñar a la más antigua las nuevas tendencias o la tecnología que puede mejorar los procesos. Por lo tanto, esta enseñanza bidireccional puede proporcionar beneficios para ambas partes y ayudar a la empresa a mejorar sus prácticas en general.

Cómo crear un programa de mentores en el trabajo

Si decide crear un programa de tutoría, es importante seguir una serie de pasos para garantizar su éxito. Un programa de mentores no sólo necesita la estructura adecuada, sino que también hay que encontrar a los participantes adecuados. Utilice estos pasos para crear un programa de mentores en el trabajo:

1. Determinar sus objetivos

Defina la necesidad que desea abordar en su organización. Por ejemplo, puede querer mejorar la retención o mejorar la calidad del servicio al cliente de su empresa. Considere qué es lo que más beneficiaría a su empresa. Además, piense en qué punto de su carrera se encuentran sus empleados y qué puede hacer para motivarlos. Conocer sus objetivos para el programa de tutoría puede ayudarle a crear un programa específicamente centrado en ellos.

2. Resumir el proceso

Determine los detalles clave de su programa de tutoría. Por ejemplo, piense en su presupuesto, en cómo medirá el éxito y hará un seguimiento del progreso, en la duración del programa, en cómo pueden acceder los empleados al programa y en la estructura general del programa de mentores. Tenga en cuenta que el seguimiento del proceso, desde la inscripción hasta la finalización, le dará una mejor idea de su éxito por parte de los implicados.

3. Seleccionar a los participantes

Reúna un grupo diverso de mentores y alumnos. Tenga en cuenta el objetivo del programa cuando realice el proceso de selección. Aunque puede aceptar solicitudes de cualquier persona que muestre interés, puede decidir que sólo se admita por invitación.

A la hora de elegir a los participantes, hay que tener en cuenta los antecedentes y las habilidades de cada uno. También debe preguntar a sus alumnos sobre sus objetivos profesionales y hacerse una idea de lo que sus mentores quieren compartir.

4. Emparejar a mentores y alumnos

Empareje a cada uno de sus mentores con un alumno. Revise la solicitud, las notas y el expediente de cada empleado para hacer los emparejamientos con conocimiento de causa. Asegúrese de que los puntos fuertes y débiles del mentor y del alumno se equilibran. Tenga en cuenta que algunos mentores tienen experiencia en un área en la que uno de sus alumnos puede querer crecer. Haga los emparejamientos en consecuencia.

5. Formar a los mentores

Antes del inicio del programa, ofrezca formación a sus mentores. Ayúdeles a entender el programa, sus expectativas y la mejor manera de apoyar a sus alumnos. Asegúrese de que entienden tanto la duración como el formato del programa para garantizar el éxito de todas las partes.