Características de una unidad de negocio y por qué es importante

Se pueden establecer unidades de negocio para ayudar a las empresas a asignar tareas específicas a los departamentos para agilizar el proceso y alcanzar los objetivos generales. Este tipo de estructura organizativa también puede ayudar a garantizar la eficiencia financiera y organizativa. Puede determinar si una unidad de negocio es una buena opción para su organización entendiendo qué es y cómo funciona.

En este artículo, describimos qué es una unidad de negocio, sus características y en qué se diferencia de una filial.

¿Qué es una unidad de negocio?

Una unidad de negocio es una división independiente dentro de una empresa que opera independientemente del negocio principal o de la marca, pero que se adhiere a las normas corporativas. En las grandes empresas, esta estructura se utiliza para hacer un mejor seguimiento y organización de parámetros como los ingresos o los gastos de cada división. Permite a cada unidad controlar sus propios costes y beneficios, lo que puede ayudar a las empresas a reducir sus gastos generales asociados a las diferentes tareas departamentales.

Características de una unidad de negocio

Las unidades de negocio tienen características únicas que ayudan a diferenciarlas de otras estructuras empresariales, como:

Planificación autónoma

Las unidades de negocio se benefician de la planificación autónoma, que les permite planificar operaciones comerciales como la expansión, los nuevos productos y el marketing. Aunque la unidad de negocio sigue dependiendo de la empresa principal, puede funcionar como una división independiente con un nombre diferente. Por ejemplo, si un fabricante de productos electrónicos produce lavadoras, televisores y teléfonos, cada producto puede existir bajo una unidad de negocio para separarlos en entidades más manejables.

Relacionado: ¿Cómo funciona una sociedad de cartera?

Competidores únicos

Las unidades de negocio suelen tener sus propios competidores en sus respectivos mercados. Esto permite una competencia única, que puede ayudar a inspirar la innovación de productos y técnicas de marketing que existen fuera de los métodos de la empresa principal. Por ejemplo, la misma marca de productos electrónicos puede tener una competencia única en el mercado de la telefonía móvil, lo que le lleva a desarrollar un teléfono móvil más rápido y eficiente para mantener su estatus en el sector. Su empresa principal puede supervisar esta innovación, pero rara vez participa en las operaciones diarias.

Seguimiento independiente de los ingresos y los costes

Las unidades de negocio suelen hacer un seguimiento de sus costes e ingresos por separado de la empresa matriz. Esto puede ayudar a la empresa matriz a contabilizar sus ingresos de varios productos o servicios sin combinarlos en una sola entidad imponible. Por ejemplo, un fabricante de vehículos puede dejar de fabricar una determinada marca de automóviles si, tras realizar una evaluación, las ventas de esa unidad de negocio no alcanzan su objetivo.

1. Misión o valores únicos

Las unidades de negocio a veces tienen sus propias misiones o valores únicos, lo que puede ayudar a crear una base de consumidores más amplia para la empresa principal. Tener un objetivo distinto permite a cada unidad centrarse en su grupo demográfico específico y ofrecer productos y servicios que se ajusten a sus clientes. Por ejemplo, una empresa petrolera podría crear diferentes unidades de negocio para lanzar su división de sostenibilidad y cuidado del medio ambiente con el fin de centrarse en el cambio climático y en los consumidores de ese mercado.

Independiente de otras unidades de negocio

Algunas empresas tienen varias unidades de negocio que operan a la vez, pero estas unidades suelen funcionar por separado unas de otras. Esto ayuda a mantener la autonomía de las unidades, al tiempo que las conecta con el negocio principal. Por ejemplo, un fabricante de ropa puede tener varias marcas bajo la empresa principal, pero cada unidad de negocio produce un tipo o estilo de ropa diferente para distintos mercados.

Los directores de unidad siguen informando a la empresa principal

Cada unidad de negocio funciona por separado de la empresa principal, pero un director de unidad sigue informando al equipo ejecutivo de la empresa principal. El director de la unidad supervisa la producción y el mantenimiento de la unidad de negocio y le ayuda a alcanzar los objetivos y a encarnar los valores de la empresa. Por ejemplo, un fabricante de alimentos puede producir varias marcas de refrescos, cada una con su propia unidad de negocio. Un director de unidad dirige cada marca de forma independiente de las demás, pero sigue respondiendo ante el equipo ejecutivo de la empresa principal para asegurarse de que cumplen los objetivos y las expectativas.

Diferencias entre una unidad de negocio y una filial

Esta lista pone de manifiesto algunas de las principales diferencias entre una unidad de negocio y una filial:

Compartir la propiedad

Una «acción» de una empresa es una determinada cantidad de propiedad que los inversores y propietarios de empresas pueden comprar, vender o negociar en la bolsa. Una unidad de negocio es una entidad independiente de una empresa matriz con sus propias acciones. Una de las principales diferencias entre una filial y una unidad de negocio es la propiedad de las acciones de cada una. En una filial, la empresa matriz suele poseer la mayoría de las acciones de la empresa en la bolsa. Esto da a la empresa un mayor control sobre las operaciones comerciales.

Relacionado: Su guía para la estructura funcional de la empresa: Ventajas y desventajas

Liderazgo

Otra diferencia clave entre una unidad de negocio y una filial es la estructura de liderazgo. En una unidad de negocio, el director de la unidad supervisa y mantiene las operaciones, y suele informar a la empresa matriz con menos frecuencia. Las filiales existen bajo el control de la empresa matriz, y sus directivos responden directamente al equipo ejecutivo de ésta.

Objetivos o misión

Las unidades de negocio y las filiales crean objetivos y misiones de la empresa con distintos fines. Por ejemplo, las unidades de negocio pueden crear objetivos o misiones para su propia expansión independiente de la empresa matriz o para establecerse en un nuevo sector. Una filial puede crear objetivos para expandirse en los mercados internacionales y mejorar el conocimiento de la marca.

Relacionado: ¿Qué es una filial y cómo funciona?

Estructura interna

Las unidades de negocio suelen utilizar sus propias estructuras internas, incluidos los departamentos de recursos humanos, la gestión de nóminas y otros componentes básicos de una empresa funcional. Una filial puede tener su propia estructura interna o puede utilizar la estructura interna de la empresa matriz. Esto ayuda a mantener la filial bajo la influencia directa de la empresa matriz.

Relacionado: ¿Qué son los estados financieros consolidados? (con ejemplos)

Mercados

Las unidades de negocio suelen expandirse en mercados ya controlados por la empresa, mientras que las empresas pueden utilizar filiales para entrar en nuevos mercados por geografía o productos. Por ejemplo, una empresa puede crear una filial extranjera para operar en diferentes países. Esto ayuda a centralizar las operaciones de la empresa en el extranjero y ayuda a asimilar el nuevo mercado. También ayuda a la marca a conectar con los clientes locales proporcionando un servicio o producto específico para su cultura o país.