10 consejos útiles para vender en el comercio minorista

Tener la capacidad de vender en un entorno minorista puede ser muy beneficioso para desarrollar habilidades para futuras carreras y oportunidades laborales. Desde aprender a causar una fuerte primera impresión hasta mostrar al cliente tu disposición a ayudar a través de tu postura y posición, puedes desarrollar grandes hábitos que pueden influir directamente en el resultado de tus ventas.

En este artículo, analizamos por qué es importante vender en el comercio minorista y enumeramos 10 consejos que puedes utilizar para convertirte en un mejor vendedor minorista.

¿Por qué es importante la venta en el comercio minorista?

Tener la capacidad de vender a los clientes en un entorno minorista es importante por varias razones, entre ellas:

  • Desarrollar las habilidades de comunicación
  • Hacer comisiones
  • Ganar experiencia laboral útil
  • Aprender a leer el lenguaje corporal

Aunque todas estas razones son importantes cuando se trabaja en el sector minorista, algunas pueden beneficiarle por otros motivos. Desarrollar habilidades de comunicación y aprender a leer el lenguaje corporal puede beneficiarte mucho en futuras posibilidades de trabajo, como médico o psicólogo, mientras que adquirir experiencia en ventas también puede crear oportunidades para una carrera en marketing y publicidad.

Consejos para vender en el comercio minorista

Aquí tienes 10 consejos que te pueden ayudar a realizar ventas en tu trabajo de venta al por menor:

1. Causar una buena primera impresión

Causar una buena primera impresión a un cliente puede ayudar a influir positivamente en el resultado de la venta. Si se acerca a un cliente con una sonrisa en la cara, un amistoso «¡Hola!» y una actitud positiva, puede que esté más dispuesto a hablar con usted y a escuchar sus conocimientos sobre los productos y servicios de la tienda.

También puede ser útil hacer un seguimiento de su «¡Hola!» preguntando al cliente en qué puede ayudarle. Esto puede ayudar al cliente a entender por qué se dirige a él y demostrar que tiene información útil que puede beneficiarle.

Relacionado: Su guía para causar una buena primera impresión

2. Hazle preguntas

Hacer preguntas a un cliente es una buena forma de conectar con él y realizar una venta. Puede ser incluso más útil personalizar tus preguntas hacia sus posibles compras e intereses.

Por ejemplo, si un cliente quiere comprar un juego de maletas, considere la posibilidad de preguntarle si va a realizar un viaje de negocios o unas vacaciones. Esto puede ayudarle a entender mejor lo que el cliente está buscando y posiblemente le ayude a influir en el resultado de la venta.

3. Escuchar activamente

Escuchar activamente las respuestas o preguntas de un cliente puede demostrarle que está siendo útil y que está estableciendo una conexión beneficiosa. Puede demostrar su capacidad de escucha activa manteniendo el contacto visual, asintiendo con la cabeza y respondiendo a lo que dicen cuando es apropiado. Además, al escuchar activamente, puedes entender mejor lo que el cliente está buscando y dirigirlo a un producto que se adapte mejor a sus necesidades.

Relacionado: Cómo mejorar su capacidad de escucha

4. Aprender a leer el lenguaje corporal

Entender el lenguaje corporal de un cliente puede ayudarle a comprender cuándo sus palabras o consejos están ayudando o dificultando la venta. Al leer las expresiones faciales, la posición de los brazos y la postura de un cliente, puede ajustar su estrategia de venta para que se adapte mejor a sus necesidades e influir positivamente en la venta.

Por ejemplo, si está explicando un producto a un cliente y se da cuenta de que tiene los brazos cruzados y mira hacia otro lado, considere la posibilidad de hacer una pausa en su explicación y redirigirlo de nuevo a la venta haciéndole una pregunta. Una vez que haya recuperado su atención, pregúntele su opinión sobre el producto hasta el momento y vea si hay alguna duda que pueda resolver.

Relacionado: Cómo leer el lenguaje corporal

5. Garantizar la utilidad del producto

Al realizar una venta, es importante hacer preguntas para asegurarse de que el producto que buscan puede ayudarles realmente con su problema o necesidad. Al asegurarse de que el producto les será útil, puede mostrar su deseo de ser útil y, con suerte, ese cliente podría volver a comprarle en el futuro.

Si, a través de la descripción de las necesidades de un cliente o de sus preguntas, se da cuenta de que el producto que le está explicando no le será útil, considere la posibilidad de hacérselo saber. Al informar al cliente de que un producto no le va a ser útil, puede demostrarle que es digno de confianza. Si hay un producto que sabes que puede ser más útil para ellos, considera sugerirlo.

6. Enfocar la información

Centrar su información en los factores más relevantes al hablar con un cliente puede ayudarles a comprender mejor las principales ventajas de un producto o servicio de forma eficaz. Destacar aspectos específicos de un producto puede ayudar a acotar la información útil para orientar las necesidades de su cliente.

Por ejemplo, si un cliente busca una cafetera sencilla, considera mencionar que vendes una cafetera con un interruptor de encendido y apagado y ningún otro botón complicado. Si otro cliente busca unas zapatillas para correr que le duren mucho tiempo, considere mencionar un par que usted mismo ha utilizado durante los últimos dos años sin problemas.

7. Encuentre algo en común

Si se toma el tiempo de encontrar algo que usted y un cliente tengan en común, puede crear una mejor conexión con el cliente que podría ayudar a influir en la venta. Puede descubrir rasgos comunes mediante la conversación o la observación. Si examina las joyas, la ropa o los dispositivos tecnológicos de un cliente, podrá encontrar un rasgo común entre ambos y establecer una conexión.

Por ejemplo, si observa que un cliente lleva el mismo teléfono inteligente que usted, considere la posibilidad de comentar cómo le ha ayudado su teléfono y pregúntele al cliente si ha experimentado lo mismo. Esto puede ayudar a iniciar una conversación que luego puede llevarle a ayudarle a encontrar lo que necesita.

8. Entender lo que quiere el cliente

Puede ayudar mejor a un cliente a encontrar lo que busca si entiende sus motivaciones de compra. En ocasiones, un cliente le dirá que está buscando la selección más barata de un determinado producto o artículo. A veces, esto se debe simplemente a que el cliente no puede permitirse una opción más cara. Sin embargo, también es posible que un cliente compre la opción más barata de un producto porque espera que se rompa y tenga que volver a comprarlo en el futuro.

Por ejemplo, si un cliente le pregunta cuáles son las opciones más baratas de zapatillas para correr porque sabe lo rápido que se desgastan, considere la posibilidad de orientar al cliente hacia unas zapatillas más caras que usted sabe que son increíblemente fiables. Al destacar específicamente los puntos fuertes y las ventajas de la opción más cara, como el material extrafuerte que han utilizado para fabricarla, puedes ayudar al cliente a sentirse mejor con la compra y, posiblemente, a realizar la venta.

9. Encontrar un producto a la altura

Si intenta vender un producto a un cliente, puede ser útil sugerirle otro producto que combine bien con el que le interesa. Al emparejar un producto útil con otro, puede mostrar al cliente sus conocimientos y experiencia y posiblemente ayudar a aumentar el valor de la venta.

Por ejemplo, si un cliente va a comprar un par de pantalones, considere la posibilidad de sugerir un cinturón o algunas camisas que combinen bien con los pantalones. Al mostrar al cliente más opciones que puedan combinar bien con el producto que necesita, puede sentirse más inclinado a comprar los pantalones y, posiblemente, también algunas de las otras sugerencias.

10. Utiliza una postura de confianza

Al hablar con un cliente, puede ser importante adoptar una postura y una posición firmes para demostrarle que le está dando la bienvenida y que confía en su capacidad para ayudarle. Si se mantiene erguido, con los hombros hacia atrás y las rodillas ligeramente flexionadas, el cliente puede ver que usted está dispuesto a ayudarle y que puede dirigirle hacia donde necesita ir.