Venta al por menor vs. Venta al por mayor: Definiciones y diferencias

Al iniciar un negocio, es importante entender la diferencia entre venta al por menor y al por mayor para determinar qué opción es la adecuada para sus objetivos y necesidades comerciales. Hay una serie de criterios para decidir qué opción es la mejor para usted, pero lo primero que debe hacer es asegurarse de que comprende plenamente en qué se diferencian el comercio minorista y el mayorista. En este artículo, exploramos las definiciones de venta al por menor y al por mayor, así como varias diferencias clave entre estos dos tipos de métodos de operación comercial.

¿Qué es el comercio minorista?

El comercio minorista se refiere a la venta de servicios o bienes de forma que los reciba directamente el usuario final. Un ejemplo de negocio minorista son los grandes almacenes. Los clientes de los grandes almacenes pueden entrar en la tienda y comprar los bienes directamente en esa tienda sin pasar por un tercero. Un negocio minorista es aquel que distribuye sus productos finales directamente a sus clientes. La mayoría de los negocios minoristas venden un número reducido de servicios o bienes, especialmente en comparación con las empresas mayoristas.

Relacionado: 15 trabajos en el sector minorista bien pagados

¿Qué es la venta al por mayor?

Los mayoristas son empresas que venden bienes o servicios a otras empresas y no al usuario final. Por ejemplo, una empresa que vende frutas y verduras a diferentes tiendas de comestibles de la zona se consideraría un mayorista. La mayoría de los mayoristas venden productos a granel a un precio bajo y ofrecen a los compradores de estos productos descuentos cuanto más compren. Un mayorista puede limitarse a vender los productos a otra empresa para que los venda directamente a los consumidores, o puede también fabricar los productos que se venden.

Diferencias entre la banca minorista y la mayorista

A continuación se exponen varias diferencias clave entre el comercio minorista y el mayorista:

1. Quién compra los bienes o servicios

Una diferencia clave entre el comercio minorista y el mayorista es quién compra los productos que se venden. En un entorno minorista, el usuario final o consumidor compra el producto directamente en la tienda minorista. En cambio, un mayorista vende los bienes a otras tiendas del sector minorista y no al consumidor.

Los minoristas se consideran empresas B2C, o empresas de empresa a consumidor. Esto significa que los productos ofrecidos por los minoristas están directamente disponibles para ser comprados por los consumidores. Los mayoristas se consideran empresas B2B, o de empresa a empresa. Esto significa que el mayorista vende productos a otra empresa y no a un solo consumidor.

2. Preocupación por la experiencia del cliente

Otra diferencia importante entre los minoristas y los mayoristas es que los primeros se preocupan mucho por la experiencia del cliente, mientras que los segundos no suelen hacerlo. Muchas empresas minoristas venden productos en una tienda física, en línea o en ambas, y se esfuerzan por garantizar que su presencia comercial atraiga a los clientes y los obligue a realizar una compra en la empresa. La presencia física de la empresa minorista, el servicio al cliente y los esfuerzos de marketing desempeñan un papel en la experiencia del cliente, y los minoristas dedican gran parte de su tiempo y dinero a garantizar que estos factores sean eficaces.

Por otra parte, los mayoristas no suelen ser entidades de cara al cliente, lo que significa que no interactúan directamente con él y no son vistos como una presencia física por los consumidores. Por esta razón, los mayoristas se preocupan mucho menos por la experiencia del cliente.

Relacionado: Experiencia del cliente: Definición e importancia

3. Nivel de competencia

Los minoristas suelen enfrentarse a una competencia mucho mayor que los mayoristas. A menudo hay varios minoristas similares que ofrecen los mismos productos o productos similares, por lo que los minoristas deben actuar de forma competitiva para atraer a los clientes a su tienda en lugar de perder el negocio en favor de las ofertas minoristas de un competidor. Por ejemplo, un cliente puede comparar varias tiendas antes de decidir en qué tienda comprar.

Los mayoristas, en cambio, suelen tener menos competencia. Mientras que en un sector suele haber cientos o incluso miles de minoristas similares, puede haber sólo un pequeño número de mayoristas en ese mismo sector. Como hay muchos más minoristas que mayoristas, los mayoristas no suelen enfrentarse a los problemas de competencia que tienen los minoristas a la hora de encontrar empresas para vender sus productos.

4. Precio de los productos vendidos

En general, los minoristas suelen vender un producto a un precio superior al que lo compraron al mayorista. Los mayoristas suelen ofrecer sus productos a un precio más bajo cuando los compran al por mayor, lo que permite a los minoristas obtener un beneficio al vender estos productos en su tienda minorista. Los mayoristas suelen ofrecer sus productos a un precio mucho más bajo para que los minoristas puedan comprar estos productos en grandes cantidades.

Relacionado: Coste de los productos vendidos: Definición, usos y cómo calcularlo

5. Control sobre el producto

Los minoristas suelen tener un mayor control sobre sus productos en lo que respecta a cómo se venden, cuándo se venden, por cuánto se venden y dónde se venden. Los minoristas también tienen la oportunidad de interactuar directamente con los consumidores para obtener opiniones y conocimientos sobre el rendimiento del producto y su recepción por parte de los clientes.

Los mayoristas tienen menos control sobre sus productos cuando se trata de cuándo y cómo se venden en un entorno minorista. Esto se debe a que, una vez que el minorista ha comprado los productos a un mayorista, éste ya no puede opinar sobre lo que se hace con esos productos.

6. Número de gastos

Los minoristas suelen tener varios gastos más en comparación con los mayoristas. Los minoristas deben tener en cuenta la publicidad, el marketing y otras formas de atraer a los clientes, todo lo cual cuesta dinero y requiere tiempo. También deben tener en cuenta los gastos generales de la venta al por menor, como el coste del alquiler y los salarios de los empleados. Los mayoristas no suelen hacer frente a este tipo de gastos, ya que el único cliente que les preocupa es el minorista. Además, como los mayoristas mueven el producto al por mayor, los gastos generales y de envío suelen reducirse.

7. Interacción con el cliente

Los minoristas interactúan directamente con los clientes con mucha más frecuencia que los mayoristas. Las formas en que los minoristas tratan con los clientes incluyen hablar con ellos cara a cara en un local físico, responder a las preguntas e inquietudes de los clientes y procesar las devoluciones y los cambios para los clientes.

Los mayoristas no interactúan con el usuario final de forma habitual porque los productos vendidos por los mayoristas se envían directamente al minorista. Esto significa que el único consumidor con el que suele interactuar un mayorista es el minorista.

Te recomendamos

Cómo escribir una carta de agradecimiento por las prácticas

Cuentas por pagar vs. Cuentas por cobrar: Cómo calcularlas

Cómo mejorar la satisfacción en el trabajo

Tipos de gastos empresariales y cómo registrarlos y presupuestarlos

Cómo mejorar la moral en el trabajo

17 Ideas de presentación de ventas para mejorar los argumentos de venta