Voz Activa vs. Voz Pasiva: ¿Cuál es la diferencia? (con ejemplos)

Los escritores u oradores deben saber si deben utilizar la voz activa o pasiva en la gramática. La conexión entre un sujeto, un verbo y un objeto relacionado con ese sujeto se denomina voz. El uso de la voz activa o pasiva en la expresión de las ideas puede influir en que el público sea capaz de entenderlas y en que se le persuada para actuar.

En este artículo, repasamos qué son la voz activa y la voz pasiva, cuándo utilizarlas, cómo cambiar la voz pasiva por la activa y ofrecemos ejemplos.

Relacionado: 31 errores gramaticales comunes (con ejemplos y correcciones)

¿Qué es la voz activa?

La voz activa coloca el sujeto al principio de la frase, seguido de un verbo y un objeto que recibe el verbo. Cuando el sujeto precede al verbo en una frase activa, indica que el sujeto realiza una acción e influye en el objeto.

Ejemplo:  Los jaguares exploran la selva. Los jaguares exploran la selva;

«Jaguares» es el sujeto, «explorar» es el verbo y «selva» es el objeto.

Cuándo utilizar la voz activa

La voz activa es ideal para compartir información directa y concisa con un público. Como la voz activa identifica la acción, así como quién o qué la realiza, puede facilitar la comprensión del escritor o del oyente.

En la mayoría de los escritos no científicos, las frases tienen una voz activa. Los escritores creativos pueden utilizar la voz activa en lugar de la pasiva, ya que describen situaciones de forma narrativa. He aquí otras ventajas del uso de la voz activa:

  • La voz activa puede hacer que el contenido resulte menos abrumador al utilizar frases más cortas y verbos de acción.
  • El tono es informal y conversacional, lo que puede facilitar la comprensión a quienes no dominan la lectura o a quienes conocen el inglés como segunda lengua.
  • Puede ayudar a los lectores a sentirse presentes y comprometidos con el contenido, ya que una voz activa utiliza frases directas y puede llamar al lector a la acción.
  • Puede ayudar a los lectores a visualizar, procesar y retener la información.

Relacionado: El proceso de escritura creativa

¿Qué es la voz pasiva?

La voz pasiva indica lo que una acción hace a alguien o a algo. El sujeto recibe la acción. Una frase u oración pasiva puede comenzar con el objeto, seguido del verbo y luego el sujeto.

Ejemplo: Los cereales se los comió mi hermana.

En esta frase, «Cereal» es el objeto, «comido» es el verbo y «mi hermana» es el sujeto.

Al utilizar la voz pasiva, también puedes describir una acción sin conocer al sujeto. A veces el lector puede suponer el sujeto, o éste puede carecer de importancia para lo que la frase intenta transmitir.

Ejemplo: Se comió el cereal.

En esta frase, el sujeto no está presente ya que no añade valor a la idea que el escritor quiere comunicar. Esta frase sólo explica lo que hace la acción sin mencionar los actos que realiza el sujeto.

Relacionado: Habilidades de escritura: Definición y ejemplos

Cuándo utilizar la voz pasiva

Si se quiere llamar la atención sobre un objeto que experimenta una acción, la voz pasiva es una buena opción. La voz pasiva también es eficaz en oraciones en las que la identidad de quien realiza la acción es desconocida, obvia o poco importante. El lenguaje pasivo es aceptable en contextos académicos y científicos para añadir profundidad y énfasis a frases cortas y directas. También puede ser útil en situaciones o afirmaciones generales y para evitar responsabilidades.

Los entornos científicos, académicos y formales suelen preferir la voz pasiva. Por ejemplo, los investigadores utilizan la voz pasiva para destacar los métodos de un experimento en lugar de exponer directamente cada paso.

Relacionado: Todo lo que necesita saber sobre la comunicación escrita

Cómo cambiar la voz pasiva por la activa

Cambiar la voz pasiva por la activa no cambia el significado de la frase, pero sí pone más énfasis en el sujeto. Los escritores pueden querer cambiar el lenguaje pasivo por el activo para evitar el exceso de palabras y mejorar la legibilidad. Para cambiar un tono pasivo a uno activo, siga estos pasos:

1. Busca casos de voz pasiva

Revisa todo el escrito e identifica cada vez que uses la voz pasiva. Para encontrar la voz pasiva, busca verbos auxiliares como be, have, were, was, am, is, are y being. La preposición «por« también es un buen indicador de la voz pasiva cuando precede a un verbo. Cada vez que notes que hay voz pasiva, resalta la frase u oración para que sea más fácil de editar.

2. Identificar al sujeto que realiza la acción

En cada frase, encuentre la persona, el lugar o la cosa que realiza la acción. En una frase con voz pasiva, el sujeto está probablemente al final, si es que el escritor lo dice. Comprender quién o qué realiza una acción es fundamental para cambiar una frase de pasiva a activa, ya que se convertirá en el sujeto de la frase cuando la cambie a voz activa.

Ejemplo: Un artista local ha pintado un mural.

El artista local» es la persona que hace la pintura, lo que le convierte en el sujeto de la frase.

Algunas frases pasivas no tienen sujeto. En esos casos, puedes utilizar un pronombre para describir al sujeto.

Ejemplo: Se ha pintado un mural.

Como esta frase no incluye un sujeto, puedes utilizar el contexto para elegir un pronombre adecuado cuando cambies la frase a voz activa, como «ellos» o «alguien»

3. Localizar el verbo

A continuación, identifique el verbo de la frase para entender la acción que realiza el sujeto.

Ejemplo: Los espaguetis fueron preparados por un chef de cinco estrellas.

El verbo «preparado» es la acción en la frase porque describe lo que el chef hizo a los espaguetis.

4. Encontrar el objeto que recibe la acción

Identifique el objeto sobre el que influye el verbo. En la voz pasiva, el objeto suele estar al principio de la oración o frase. Entender cuál es el objeto y cómo le afecta un verbo puede ayudar a cambiar la voz pasiva por la activa.

Ejemplo: El vestido se ha estropeado por una mancha de café.

Aquí, «el vestido» es el objeto porque la mancha de café está cambiando el estado del vestido.

5. Reordena cada elemento de la frase

Reestructure el sujeto, el verbo y el objeto para cambiar la frase de voz pasiva a voz activa. Mueve el sujeto al principio de la frase, luego añade el verbo y termina la frase con el objeto. Recuerda que si no hay sujeto, es aceptable utilizar un pronombre en su lugar.

Ejemplos de cambio de una voz pasiva a una voz activa

Después de repasar cómo cambiar una voz pasiva a una voz activa, considere este ejemplo de cambio de voz pasiva a voz activa:

Ejemplo: El filtro de aire fue cambiado por Clayton.

El sujeto es «Clayton» ya que realizó la acción—»cambiar» —en el objeto, «filtro de aire.» Se trata de una oración en voz pasiva, ya que el sujeto no aparece hasta el final de la oración y está recibiendo la acción en lugar de realizarla.

Para reescribir esta frase en voz activa, ten en cuenta el orden sujeto + verbo + objeto.

Ejemplo: Clayton cambió el filtro de aire.

Esta frase está ahora en voz activa, ya que el sujeto utiliza el verbo para actuar sobre el objeto.